Emprender, Habilidades, Organización

La figura del emprendedor


La R.A.E. (Real Academia Española) define al emprendedor como: adj. Que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras. Define también emprendercomo: Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro.

Mención especial merece la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo al emprendedor y su internacionalización. El objeto de esta ley es, según se establece en la misma: apoyar al emprendedor y la actividad empresarial, favorecer su desarrollo, crecimiento e internacionalización y fomentar la cultura emprendedora y un entorno favorable a la actividad económica, tanto en los momentos iniciales a comenzar la actividad, como en su posterior desarrollo, crecimiento e internacionalización.
En su artículo 3 establece la definición de lo que se entiende por emprendedor, como: aquellas personas, independientemente de su condición de persona física o jurídica, que desarrollen una actividad económica empresarial o profesional, en los términos establecidos en esta Ley.
Ahora bien, ¿es lo mismo emprendedor que empresario? En la sociedad actual está bien diferenciado. El empresario es considerado como una persona que posee un capital importante, incluso su nombre tiene un componente negativo (explotador, capitalista, etc.), sin embargo, el emprendedor suele ser cualquier persona aunque no disponga de un capital importante, incluso de ningún capital. También el nombre de emprendedor tiene una connotación más positiva que la de empresario. El emprendedor crea, el empresario crea y gestiona.
Cualquiera puede ser emprendedor, eso sí, si se tiene una idea y una buenas ganas de llevarla a cabo, da igual el capital que tengas, o no tengas. Aquí está (en el capital) la mayor diferencia entre emprendedor y empresario.
Está claro que tanto el emprendedor como el empresario buscan lo mismo: crear un negocio que reporte tranquilidad económica y realización personal. Pero sigue habiendo una importante diferencia. El emprendedor tiende más a realizarse como persona, a tener mayor independencia, etc. como principales valores, sim embargo, el empresario tiene más a la acumulación de capital, como principal valor.
Nota
Los elementos básicos del emprendedor es querer ser independiente, la innovación y la creatividad.
Figura 1.1 Elaboración propia.
El emprendimiento comienza con la predisposición personal de que quieres ser un emprendedor. Sin este convencimiento nada se puede hacer para caminar por el sendero el emprendimiento.
Aunque es importante tener la convicción personal de querer ser emprendedor, existen aplicaciones informáticas que ayudan a orientar al interesado si tiene actitudes emprendedoras. En este sentido, la Secretaría general de Industria y de la pequeña y mediana empresa, <http:www.ipyme.org> perteneciente al Ministerio de Industria, Energía y Turismos pone a disposición de toda persona interesada una serie de aplicaciones en la que está el autodiagnóstico de actitudes emprendedoras.
Esta aplicación web realiza un diagnóstico donde evalúa la actitud emprendedora a través de la cumplimentación de un cuestionario estructurado en 25 preguntas cerradas, distribuidas en siete características: motivación, iniciativa y energía persona, perfil psicológico, capacidad de relación, capacidad de análisis, innovación y creatividad y propensión al riesgo. Será necesario estar registrado en la web.
Una vez que se tiene la predisposición y la convicción de que se quiere emprender llega el momento de la idea de negocio que se quiere desarrollar.
Se puede decir que la idea es la primera piedra del edificio llamado emprendimiento. No tiene por qué ser una gran idea o ser innovadora, lo importante es cómo se ejecuta esa idea.
Nota
Alejandro Suarez Sánchez-Ocaña dice lo siguiente: Lo importante es la ejecución de la idea, pues la idea no tiene alma. El alma la aportas tú.
Figura 1.2 Elaboración propia.
Un ejemplo de gran idea y de mala ejecución es la de la web llamada classmates.com.Fueron los pioneros de lo que hoy se denomina redes sociales en internet, por allá en el año 1995. Llegaron a tener cierto éxito, la idea era muy buena, pero fallida. Ahora ya se sabe qué portales son los que manda en las redes sociales: Facebook, twitter, etc. Estos llegaron después y supieron ejecutar una idea ya establecida. 
Tener una buena idea es importante. Se puede desarrollar una idea que ya está establecida y tener éxito. Por lo tanto la clave está en las personas o persona que ejecuta la idea.
La idea sirve de apoyo y de comienzo para el proyecto de empresa. Éste surge como consecuencia de detectar una oportunidad de negocio. Por cada oportunidad un proyecto. Una idea puede surgir dependiendo de cada persona o personas siendo muchos los factores que puede hacer inclinar a una persona (o varias, es decir a un equipo) hacia un proyecto. Los factores más comunes son los siguientes:
  Repetir experiencias anteriores. Se suele producir cuando la economía va mejor.
  Nuevos nichos de mercado.  Se trata de nuevas oportunidades de negocio en mercados donde hay poca o ninguna oferta y muy buena demanda.
  Buenos conocimientos del negocio. El hecho de tener experiencia en un negocio que ya se conoce puede ser una ventaja y puede empujar al emprendedor a iniciar su proyecto.
  Independencia. Es un valor en alza y suele ser un factor de peso para iniciar un proyecto. Suele realizarlo aquellas personas que ya tienen adquiridos unos conocimientos sobre el negocio a emprender.
  Por innovación. Cuando el emprendedor cree que tiene un producto o servicio innovador que puede generar mercado.
  Por ser una actividad poco compleja. Suele ser otro factor que facilitar al emprendedor la realización de un proyecto.
Independientemente del factor o factores que haya influido en el emprendedor hay un pensamiento que siempre ronda por la cabeza del emprendedor: ¿Mi empresa tendrá éxito o fracasará? No existe un barita mágica ni fórmulas que responda con rotundidad a la anterior pregunta, pero sí unas variables de tipo personal y técnica que pueden ayudar al éxito de un proyecto. Estas variables, consideradas básicas pueden ser:
  Organización. Tanto si se va a desarrollar el proyecto individualmente como en equipo, se debe tener muy bien delimitada las tareas y responsabilidades.
  Conocimiento. Es muy importante conocer el negocio o el producto que integra el proyecto. En caso de no tener estos conocimientos hay que adquirirlos.
  Habilidades sociales. Tener el liderazgo para guiar el proyecto a buen puerto es muy importante.
  Estrategia. Es importante definir cómo se quiere que la empresa crezca, qué visión de futuro hay para ella, tener bien definido los productos, el mercado, los recursos financieros y humanos, la competencia. Para desarrollar esta estrategia será muy importante el plan de empresa, que se vará más adelante.
Si ya tiene el convencimiento de que quiere ser emprendedor con una o varias ideas preconcebidas para llevarla a cabo, es el momento de empezar con el plan de negocio.
En el momento de emprender hay que tener muy presente que existen tres fases en el que consta cualquier proyecto emprendedor.
Figura 1.3 Proceso de creación de un empresa
En la decisión de emprender se encuadra este segundo epígrafe que se ha expuesto. Donde se tiene la seguridad de emprender, se tiene una idea y se quiere poner en marcha. En esta fase también se puede realizar un autodiagnóstico de si se reúnen las condiciones básicas para emprender.
La fase de Desarrollo del proyecto se sitúa en la parte central del emprendimiento, donde se poner en marcha las habilidades personales y la estrategia empresarial. Un instrumento muy utilizado para realizar esta estrategia y conocer la viabilidad de la empresa es el plan de negocio.También en esta fase se incluye la elección de la forma jurídica que se utilizará para el funcionamiento de la empresa.
La fase de creación de la empresa. Aquí ya se debe poner en marcha todo lo proyectado con anterioridad. Se de comunicar a las administraciones públicas (Agencia tributaria, registro mercantil, Autoridad laboral, etc.) el inicio de la actividad de la empresa y comenzar con la actividad según el proyecto.
bibliografía: Díaz Fernández, M.J. Creación de Empresa. Formación Alcala 2015

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s